jueves, septiembre 21, 2017

Χερουβικόν




La Gran Entrada, en la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo, es un momento solemne y estremecedor.

Pan y vino, que se encaminan a la Transubstanciación, van en las manos del Diácono y del Celebrante, respectivamente, en una procesión que acompañan los acólitos, mientras se entona este Himno de los Querubines.




De letra breve y sencilla y melodía impresionante, el Himno se remonta a tiempos del siglo VI.

Aquí he recopilado versiones de distintos autores eslavos y griegos.




______________________________

Encontré esta versión fonética (del original griego) y su traducción al castellano. Por cierto que hay una versión rusa (que también cantan los ortodoxos de lengua eslava, con alguna variante) y que se oye en la selección que aquí dejo.

O’i tá jeroubeím mystikoós e'ikonízontes
-kaí të zoopoioó Triádi tón Triságion 'Ýmnon prosádontes-,
pásan tën biotikën 'apóthómetha mérimnan...
'Os ton Basiléa ton 'ólon 'ypodexómenoi,
tais 'aggelikaís 'aorátoos doryforoúmenon táxesin:
'Allëlouïa!, 'Allëlöuïa!, 'Allëlouïa!
Los que místicamente somos íconos de los querubines
-y a la vivificante Trinidad, cantamos el himno Tres veces Santo-,
todo afán material desechemos...
Para recibir al Soberano del Todo (Rey de todas las cosas),
por angélicas huestes invisiblemente escoltado:
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!



domingo, septiembre 10, 2017

O'Carolan




Tiempo atrás dejé algunas señas de Turlough O'Carolan, un arpista ciego de fines del XVII y principios del XVIII. También dejé allí datos sobre una de sus composiciones, dedicada a Eleanor Plunkett.

Vuelvo un momento por esos pasos. Traigo ahora varias versiones de ese aire y una muestra más de algunas otras composiciones de O'Carolan, porque su ceguera me resulta sumamente luminosa en un día gris y lluvioso.








martes, agosto 29, 2017

Folle è ben



En 1638, Tarquinio Merula hizo conocer esta canción que para muchos es una de las más bellas del autor, nacido en Busseto, vecino de mi sangre en la misma pianura entre Parma, Piacenza y Cremona.

Veinte veces la oigo, veinte veces me gusta. Variaciones, voces, registros, colores, instrumentos.

No pocos dicen que es de las mejores del período. Y algunos cuantos dicen también que forma entre las más bellas a secas.

Los versos, dicen también, son de su contemporáneo Pio de Savoia.




Y aquí están.
Folle è ben che si crede
che per dolce lusinghe amorose
o per fiere minaccie sdegnose
dal bel Idolo mio ritragga il piede.
Cangi pur suo pensiero
ch’il mio cor prigioniero
spera che goda la libertà.
Dica chi vuole, dica chi sa.

Altri per gelosia
spiri pur empie fiamme dal seno
versi pure Megera il veneno
perché rompi al mio ben la fede mia.
Morte il viver mi toglia
mai sia ver che si scioglia
quel caro laccio che preso m’ha.
Dica chi vuole, dica chi sa.

Ben havrò tempo, e loco

da sfogar l’amorose mie pene
da temprar de l’amato mio bene
e de l’arso mio cor, l’occulto foco,
e trà l’ombre, e gli orrori
de notturni splendori
il mio bel furto s’asconderà.
Dica chi vuole, dica chi sa.




lunes, agosto 07, 2017

Numquam satis




Cuando yo era un joven teólogo, antes e incluso durante las sesiones del Concilio, como sucedió y como le sucede todavía hoy a muchos, alimentaba algunas reservas sobre algunas fórmulas antiguas, como por ejemplo, la famosa "De Maria nunquam satis", de María nunca sabremos lo suficiente. Me parecía exagerada.

También tenia dificultad para comprender el verdadero sentido de otra expresión famosa (tan repetida en la Iglesia desde los primeros siglos, cuando después de un memorable debate -el Concilio de Efeso del 431- se había proclamado a María Madre de Dios) que ve a María "victoriosa frente a todas las herejías".

Hoy, en este periodo de confusión en que todo tipo de desviaciones heréticas vienen a golpear a la puerta de la fe auténtica, recién apenas hoy he comprendido que no se trataba de una exageración de devotos, sino de verdades más que nunca válidas.

Estas palabras son del cardenal Joseph Ratzinger, entrevistado por Vittorio Messori cuando era Prefecto del Santo Oficio (Rapporto sulla fede, Edizioni San Paolo, 1985).



En este mes de agosto, hay un día 15 en el que los católicos celebramos la Asunción de Nuestra Señora en cuerpo y alma a los cielos, como decíamos en mis años chicos.

A Ella va dedicada esta selección varia de la antífona Salve Regina.


¿Y por qué tantas muestras de la misma antífona?

Por eso mismo: Numquam satis.








________________

La imagen que ilustra esta entrada (una estampa que conmemora la Coronación de Maria Santissima del Monte Viggiano, en 1890), fue traída por mis antepasados originarios de la región de la Basilicata, de la que es patrona -así como de la Lucania- esta antiquísima Madonna Nera del Sacro Monte Viggiano.

Ahora está en mi cueva, pero durante más de un siglo estuvo en la familia. La recibí de manos de mi madre que la heredó de su padre que la heredó a su vez del suyo, que fue quien la trajo de su tierra, San Severino Lucano.








viernes, julio 28, 2017

Laura



A veces, el día regala y porque sí.

Hoy, por ejemplo.

Con Maria Cristina Kiehr, soprano, y Stephan Van Dyck, tenor, el ensemble La Fenice, que dirige Jean Tubéry, grabaron este conjunto de melodías del Seiscientos, inspiradas en obras de Francesco Petrarca.




Ser agradecido, no se puede no.



__________________________

Marco da Gagliano: Io vidi in terra Angelici costumi
Salomone Rossi: Sonata sopra l’aria di Ruggiero
Jacopo Peri: In qual parte del ciel
Tarquinio Merula: Canzon La Treccia
Sigismondo D’India: Benedetto sia’l giorno
Stefano Landi: A qualunque animale: aria di cantar sestine

Giovanni Battista Riccio: Canzone a due soprani in echo
Martino Pesenti: Balletto per soprano e basso; Due rose fresche, e colte in Paradiso
Giovanni M. Trabacci: Ancidetemi pur
Camillo Lambardi: La bella donna s’e da me partite
Nicolo Borboni: Solo e pensoso
Sigismondo D’India: Voi ch’ascoltate in rime sparse
Marco da Gagliano: Vergine bella, che di sol vestiva
Oratio Bassani: Vergine bella di Cipriano di Rore diminuito per la viola
Claudio Monteverdi: Hor che’l ciel e la terra




martes, julio 25, 2017

Desagravio




Cuando me enteré de que cerca de mil millones de celulares Nokia en este valle de lágrimas tenían como tono de llamada 3 compases de una obra de Francisco Tárrega, miré con cierta melancolía hacia un punto vago de un horizonte pálido de julio, de sol enfermo y nubes que querían llorar sobre el mundo.

Después, me fui a Tárrega. En desagravio.

Él, valenciano, nació en 1852 en una Villarreal que fundó Don Jaime I, allá por el XIII.

Su intérprete, David Russell, nació en 1953 en otra villa real, en una ciudad antigua del siglo VI, que fundó un santo, Mungo, quien bautizó el lugar como Bonita hondonada verde, poesía que en la lengua de aquellos lares escoceses sonaba Glas Cou.

Un alma que merece mi reconocimiento hizo la selección que aquí queda.

Y que Nokia se vaya a la mierda.








miércoles, julio 19, 2017

Criollas



¿Para qué le miento?

Es música linda, alegre.

Como de un mundo joven, que ríe. De fiesta. Un mundo de fiesta.

Un día será verdad y estas musiquitas estarán allí, cuando todo lo demás, cuando todo lo que entristece, haya pasado.

Ya va a ver que es verdad.










viernes, julio 07, 2017

Simone



Inmerecido era. Inmerecido es.

Una voz. Para ella.

Y para mí.

Algo más de ella que estuvo entre las demás, pero se destaca.

Simone Kermes, soprano.








miércoles, julio 05, 2017

Correntina




Lo pidió tan delicadamente que no hubo modo de negarse.

Nada de explicaciones.

Oiga, nomás.

Es Abel Fleury.








lunes, julio 03, 2017

Chinar es




¿Cuántas veces podría oírla?

Unas 21 veces.

Son las versiones que aquí quedan.

Quédese con la que prefiera.










______________________

Es una canción de cuna tradicional armenia, recopilada por Komitas Vardapet.

Se llama Eres alta como un álamo.

La letra, en nuestros caracteres, dice en armenio:

Ch'inar es, kerranal mi
Yar, yar, yar
Mer dərrnen herranal mi
Yar, yar
Yar, na, nay, nay, nay, nay, nay
Na, nay, nay, nay, nay
Yar, k'o Astvats kəsires
Yar, yar, yar
Herru es, morranal mi
Yar, yar
Yar, na, nay, nay, nay, nay, nay
Na, nay, nay, nay, nay

Dzer baghi durrə bats' a
Yar, yar, yar
Votnerəs shaghov t'ats' a
Yar, yar
Indzanits' herrats'el es
Yar, yar, yar
Ach'k'erəs lik'ə lats' a
Yar, yar

Es gisher yeraz tesa
Yar, yar, yar
Herkerəs varats tesa
Yar, yar
Amot' k'ezi, ay təgha
Yar, yar, yar
K'o yarə tarats tesa
Yar, yar
La traducción es muy difícil para un servidor que buscó todo lo que pudo, hasta que encontró el modo de tener siquiera las dos primeras estrofas:

Eres alta como un álamo, no inclines la cabeza...
Querida, querida...
No te alejes de nuestra puerta...
Querida, querida...

Mi amor, por el amor de Dios,
querida, querida...
no me olvides, aunque estés lejos.
Querida, querida...




sábado, julio 01, 2017

Inmerecido



There are more things in heaven and earth, Horatio, 
than are dreamt of in your philosophy.

Sí, querido Hamlet. Sí.

Pero también hay más voces in heaven and earth que las que sueñan tus melodías.










martes, junio 27, 2017

Sandrine




La belleza cura. También los malos ratos, créame.

Y no se da una idea usted de cuánto.

Pero, si logró pasar por Chicago, llegar a Sandrine Piau es casi como para Dante haber pasado L'Inferno y ver después a Beatrice, en la luz.