domingo, marzo 29, 2015

Marcel




En junio de 1991, en el gran refectorio de la abadía de Fontevraud, se grabó la Misa de san Marcelo.

Fue obra de Marcel Pérès y su Ensemble Organum, con algunos invitados. Es parte de la serie Cantos de la Iglesia de Roma y hay en el registro que dejo aquí, además de la Misa, otras obras que completan el volumen y que proceden de las investigaciones de Pérès sobre el antiguo canto romano, anterior al gregoriano.








_______________________________

El contenido de este trabajo: 

Adoratio crucis
Feria Sexta in Passione Domini


Tract.: Domine audivi auditum tuum
Tract.: Qui habitat in adiutorio altissimi
Improperios: Agios o Theos, Sanctus Deus

Misa de san Marcelo
Introito: Statuit ei Dominus
Gradual: Inveni David servum meumVersículo: Nichil proficiet
Alleluia: V. Disposui TestamentumAlleluia: V. Inveni David
Ofertorio: Veritas mea
Versículo: Posui adiutorium
Versículo: Misericordia mea
Comunión: Domine quinque talenta tradidisti michi





martes, marzo 24, 2015

Tus manos /3




Que un crítico prestigioso diga de ella que es una pianista virtuosísima sin huellas de narcisismo, no sólo es un acierto musical: es una galantería espiritual.

Aquí quedan. Son 21 Nocturnos de Federico Chopin.










sábado, marzo 21, 2015

Востани: Време је


El 25 de abril de 2013, en el gran salón del Centro Sava, en Belgrado, Divna Ljubojievic, el coro Melodi que dirige, y algunos invitados rusos y serbios, dieron un concierto por la Pascua, que fue, además, televisado.

El concierto se llamó Востани.Време је, algo así como Levántate, es la hora...




Impresiona un poco saber que hay programas oficiales, en varios de los lugares en los que se profesa la ortodoxia, destinados a rescatar las tradiciones religiosas; y nacionales, claro, como una sola cosa, lo que frecuentemente ocurre entre los eslavos.



jueves, marzo 19, 2015

Cante




¿Así que usted dice que yo tendría que explicar por qué me gusta oír a Juanito Valderrama, el de Jaén?

No creo.


Hace diez años que se fue para el cielo de Andalucía.

Y sigue cantando.


Si quiere razones, ahí tiene una.









lunes, marzo 16, 2015

Begoña




Me la cruzo por allí de tanto en vez.

Sé que es española, que canta y que es mezzosoprano, que ejecuta instrumentos de cuerdas y percusión.

Sé que formó Calamus y Mudéjar, dos agrupaciones de música antigua española y andalusí, que investiga e interpreta, sola o con gentes varias. Tiene bella voz y un repertorio variado, también musicalizando, sola o con otros, versos de poetas antiguos como juglares o más recientes.

Y no sé nada más. Nada.

Se llama Begoña Olavide.









sábado, marzo 14, 2015

La dame brune



Je ne suis pas de celles qui meurent de chagrin. Je n'ai pas la vertu des femmes de marins. Dis, quand reviendras-tu?*


Así dice en una canción de 1962, que ya traje por aquí no hace tanto.

Barbara, es el nombre artístico de una mujer de vida extraña y más que nada difícil -muy difícil-, pero que tiene una de las voces que más aprecio en esta moda que se llamó la chanson française y que dio unos cuantos buenos momentos a la música de mediados del siglo pasado.

Ella era una de las extravagantes en aquel mundo, pero no tanto: la France da esos frutos bastante seguido en los últimos 300 años. Y no sólo entre los que cantan.

Jacques Brel, otro raro de aquellos años, dicen que dijo de ella: Barbara es una buena chica. Está un poco loca, pero es una locura sana. Estoy un tanto enamorado desde hace tiempo...

Dicen también que tenía unas cuantas mañas exóticas en el escenario, como que el taburete debía estar a 62 centímetros de altura y el piano estar afinado en 442, cosa que no sé qué será pero que, según me entero, es una subida de tono más alta que lo habitual.

Muy bien: ¿y con eso qué?


Monique Serf, así se llamaba, con 67 años murió en 1997.

El título de esta entrada, La dame brune, es el de una canción que Georges Moustaki escribió para ella allá por fines de los '60 y que cantaron juntos.





Queda ahora una selección ya hecha en un álbum, que muestra su estilo y su voz, dulce y desgarrada a la vez.










___________

* No soy de las que mueren de tristeza. No tengo la virtud de la mujer del marinero. Dime, ¿cuándo volverás?




jueves, marzo 12, 2015

Tus manos /2




Algo más de Maria João Pires y su interpretación de Johann Sebastian Bach.

No sé cuán estival lucirá Lisboa en el mes de julio, que es cuando ella nació.

El señor Bach, en cambio, era un fruto primaveral de Eisenach, ciudad independiente del estado de Turingia en el corazón alemán.

Y digo primaveral porque era hombre de marzo, si vamos al caso. Del 31, para ser precisos. Ocurrió en 1685, lo que quiere decir que fue hace 330 años.








sábado, marzo 07, 2015

Qué pena


Y, sí.

Por varias razones, mire. Porque la música a veces da trabajo y pena. Y no digo nada de música triste o melancólica.

A veces pasa que es música que no es música del todo. Que es otra cosa además de música. Y es, en primer lugar, para otra cosa que no es música.

No habría problema si además de música fuera otra cosa. Pero cuando uno hace música, la música es primero.

Y por eso tuve que hacer mi trabajucho y buscar y hacer una selección de Alfredo Zitarrosa haciendo música, primero. Y a veces solamente.

Y aquí queda. Y me quedo de lo más tranquilo, que la tarde noche es propicia para un cigarro negro, unos ricos amargos.

Y nada más.


Salvo música, es verdad.







jueves, marzo 05, 2015

Stu core




Están los indiferentes. Indolentes, diría.

¿Para qué molestarse?

Pero están los que pueden saborear una guitarra junto al mar.

Napule, claro.

Y Roberto Murolo. ¡Quién si no...!

En este marzo se cumplen 12 años de su muerte.


No soy el único que lo  recuerda.




Todo lo que hizo en 91 años por la canción napolitana ya está hecho.

Y lo bien que está.









lunes, marzo 02, 2015

Contralto


Adelaida Allegri tenía una bonita voz de contralto. Grave, sonora. Como el mar, diría; como un mar grave, se entiende.

Si la conservara hoy día, sería una bonita voz de 102 años... Pena de la vida: hace treinta años que ya no canta bajo esta luna.

Me crié oyéndola, ella al piano y cantando a tres voces (mi padre -ya abaritonado tenor- y su hermano -ya barítono atenorado, muy pocas veces al violín- completaban el trío fraterno); era en las siestas cordobesas de la ciudad: un cuarto fresco donde estaba el piano con unos sillones de cuero verde y unas cerámicas heladas por piso, ingenio de contructores que no sé cómo lograron que el infierno veraniego quedara afuera. Y es así que entre el frescor en sombras y los sones, esos conciertos informales (lo primero que había en nuestras vacaciones al llegar) eran para nosotros los chicos de entonces el cielo mismo, aunque esa gloria durara lo que un suspiro y mis hermanas y yo nos quedáramos con sed de más. Ya en las sierras, eneros de cigarras y torrentes, sobre la falda serrana oscurecida y bajo unos talas y molles, a capella viajaban las voces de ellos tres, a veces después de un rosario de la tarde y antes de la comida, a veces de sobremesa, con un silencio de grillos y un frescor de poleo o de cedrón por toda orquesta.

Quién sabe y no será por eso que no sé de un registro que me conmueva más en una mujer que el de contralto, con esa aparente oscuridad que es de una intensidad que no hallo igual. Me dicen que es poco femenino. Digo que están completamente equivocados. Hay gente que sabe de músicas, pero un servidor sabe otras cosas.

*   *   * 

Tres colecciones que dejo aquí están dedicadas a cuatro voces de esa laya, aunque distintas en tantos aspectos: por un lado, Marie Nicole Lemieux, de Canadá, y la inglesa Kathleen Ferrier; por otro, la holandesa Aafje Heynis y, por último, la siberiana Galina Baranova, aunque es un caso especial el de esta mujer y tal vez un asunto excesivamente ruso para gentes de los Urales hacia el oeste.

Claro que de cada una tengo músicas preferidas y hay una de estas muchachas que me gusta más que las otras (pero quién soy yo, después de todo, para acertar en ese jardín...)